La Violeta Persa

4 Mar

La especie de los ciclámenes es una familia de las primuláceas que son especialmente útiles para la decoración tanto de interiores como de exteriores. La más más conocida de sus variedades es la violeta persa que puede ser encontrada en diferentes colores como rojo, rosa o blanco. Además una característica de la flor de esta planta es el ribete en color plateado que muestran sus pétalos.

La violeta puede plantarse y plantearse de diferentes formas aunque lo más habitual y lo másla-violeta-persa común es hacerlo como planta anual o planta de temporada. Con el paso del tiempo las cualidades de la flor y la planta degeneran y pierden parte de sus atributos más buscados. A pesar de las creencias, la violeta no es una planta muy difícil de cultivar y solamente hay que ser cuidadosos con unas cuantos aspectos de sus cuidados. Uno de ellos es la intolerancia ante los cambios bruscos de temperatura no soportando las heladas fuertes ni las temperaturas superiores a los 2o grados. También hay que alejarlas de las corrientes ya que influyen negativamente en su crecimiento así como el sol directo y el exceso de humedad. Hay procurar encontrarle un lugar en sombra, freso y húmedo y con un par de riegos por semana, evitando el exceso de humedad en la tierra y los encharcamientos, será suficiente.

Si queremos tener una violeta con periodos de floración muy amplios deberemos retirar las flores una vez que comiencen a marchitarse. Estas floraciones son espectaculares y se puede jugar con los diferentes tonalidades de sus flores para crear diferentes composiciones y delimitar espacios marcadas por los colores y la alegría.

No comments yet

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.