Mucho ruido y pocas flores

2 Oct

Se acerca una de las fechas que más ha mostrado las vergüenzas y los malos momentos mucho-ruido-y-pocas-florespor los que está atravesando el negocio de la venta de flores, el Día de Todos los Santos. Quizá en esta fecha sea mucho más fácil analizar los motivos de un día que por tradición era de los “buenos” para el sector, pero que poco a poco ha ido cayendo sin freno y en barrena.

Resulta desconcertante comprobar cómo se ha ido desencadenando una situación motivada por múltiples factores como la crisis, el intrusismo , las modas y la falta de continuidad en la tradición cada vez con menos seguidores, sobre todo en la gente joven.

Flores para regalar

Desde hace varios años el Día de los Santos se está convirtiendo en un día “normal” en el que no hay prácticamente aumento de las previsiones y provisiones ante los malos resultados que se vienen obteniendo repetidamente. Resulta impactante y un poco decepcionante como los floristas, presos de las modas –y de la endeblez de los bolsillos de los clientes-, cada vez se apuntan con más asiduidad a los arreglos de mentira, composiciones especiales para la fecha que cambian la frescura y colorido por el plástico y el mate, por las flores inertes pero eternas que se cuelan en los camposantos cada vez con más naturalidad.

Rosas, claveles, liliums, gerberas, jacintos o margaritas se están comenzando a comportar como elementos extraños, ajenos a una celebración unida y muy unida a las flores y las plantas, que se va abandonando y olvidando, cambiando la tradición por obligación, por la mentira antes que el nada.

Según apuntan las previsiones este año, de nuevo, mucho ruido y pocas flores.

No comments yet

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.